Diviértete con Doh Vinci!*

¿A vuestros hijos les gusta la plastilina? A Alicia le encanta.

Por eso supe enseguida que este invento de Play Doh nos iba a dar mucho juego 😉
Doh Vinci es una pasta para manualidades, similar a la plastilina aunque algo más suave, que puede comprarse en infinidad de colores y con múltiples aplicadores y herramientas para modelarlo a tu antojo y decorar diferentes superficies. Luego se seca y queda adherido al soporte y con una consistencia gomosa muy divertida ^.^
Es una gran opción para que los niños (más bien niñas) desarrollen su creatividad y sus habilidades manuales decorando pequeños objetos.

Y si tú les ayudas, también vas a divertirte un poco (cosa que se agradece!)

Está pensado para niños de 6 años en adelante, pero con Alicia, que tiene 4 y medio, pudimos hacer bastantes cosas… las herramientas son manejables y la pistola aplicadora va suave, porque la consistencia de la pasta es algo más blanda que la la plastilina.
Y cuando terminamos con sus fotos, me dediqué yo a hacer el ganso a mi aire, y tengo que decir que me divertí bastante ^.^
Para jugar con Ali, escogimos un marco blanco de cartón, hicimos bolitas, las aplanamos y las fue decorando con los distintos «sellos» que trae el kit:

Como también puede trabajarse sobre cristal, hicimos unos «churros» de colores y los aplanamos sobre pequeños botes, para que luego Ali pudiese trabajar estampando sobre la masilla =)

Después, unas horas de secado hacen el resto 😉
Además, cunde muchísimo! =) La semana pasada nos fuimos de casa rural con las primas y les compré una gama de colores nueva, durante un par de horas no hubo niñas! 😉

DIY Lámpara de papel con nudos de trapillo + vídeo

o he vuelto a hacer.
Las chicas de Handbox me proponen cosas tan chulas que no puedo decir que no =)
Y luego me lío y me lío y casi no llego! Pero sí. Lo logré.
Y hoy os traigo este tutorial tan chulo (o eso creo yo) para decorar una lámpara de papel con unos nudos/lazos de trapillo de colores, todo con material de Opitec 😉
Y perfecto para hacer con niños!

El material que he utilizado es bastante sencillo:

– una lámpara de mesa de papel
– pack de mini ovillos de trapillo en colores variados (genial para disponer de nueve colores sin tener que comprar una cantidad industrial de trapillo). Por supuesto las que hacéis trapillo habitualmente echad mano de todas las sobras que tendréis y que estoy segura que no tiráis 😉
– Silicona fría 3D: el producto estrella para mí. Más abajo os cuento por qué 😉

En primer lugar elegimos nuestros colores: siete, si vais a hacerlo con esta misma lámpara. (la mitad de colores que de franjas horizontales tenga).
Y hacemos 16 lazos de cada color. En realidad son nudos simples con los cabos largos (en el vídeo lo veréis perfecto).

Ahora sólo hay que pegarlos sobre la lámpara, mejor ya montada, para más comodidad.
La silicona viene con un aplicador ultra fino para poner pequeñas cantidades, aunque en el vídeo veréis que al final, para ir más rápido, lo aplicaba sin nada, directamente del tubo

Una vez aplicada una pequeña cantidad sólo hay que ir colocándolos sobre el papel:

Lo extraordinario de esta silicona es que tiene viscosidad suficiente para trabajar en vertical (el lazo se pega al instante) pero un tiempo de trabajo muy largo (tarda en secar y puedes modificar la posición con toda tranquilidad durante un buen rato).
Además es totalmente transparente al secar y apenas huele.

Todo ventajas, sobretodo respecto a la silicona caliente, que seca al instante y no permite modificaciones, además de que casi siempre te acabas quemando… :S

Y también respecto a una cola normal, que no tiene viscosidad suficiente y obliga a trabajar en plano.

Esta silicona para mí ya es un must.

¿Y cómo colocar los lazos bien alineados? Muy sencillo =)

Estas lámparas están hechas de láminas de papel pegadas una a continuación de la otra.
El ancho de una de estas piezas es el que marco en la foto, se aprecia perfectamente a simple vista.
Colocaremos un lazo en cada unión y uno justo entre ellas.

Y en vertical, colocaremos un lazo línea sí, línea no.
Y en cada columna desplazaremos los colores una posición hacia arriba, para que formen líneas ascendentes.

Y así seguiremos…

Y así es como queda encendida:

¿Qué os parece?

Pues para repasar el proceso, aquí tenéis un pequeño vídeo… play y a disfrutar!

Es un DIY sencillo y muy vistoso, y apto para hacer en casa con los más pequeños! =)
Además podemos hacer lo mismo en mucho soportes, o decorar camisetas cosiéndolos o usando adhesivo textil…
¿Qué más cosas se os ocurren?

El frutero geométrico

Parece un nombre de peli. O de libro. Pero no, es mi post de hoy 😉
Un post sobre cómo he pintado con chalk paint un precioso frutero de madera.
Quien dice frutero dice macetero, vacía-bolsillos o qué se yo. Queda bonito donde lo pongas, el condenado…

Ah! Y os cuento que  hasta mañana jueves por la noche hay un descuento activo en toda la sección de pintura pizarra de EstampoShop del 15%! No diréis que no aviso… =)

Sólo necesitamos el frutero en cuestión, 3 colores de pintura pizarra (en este caso Ocre Sáhara, London Grey y Gris New York de La Pajarita), brocha, cinta de carrocero y barniz ultramate, al final del post os dejo los enlaces para todos los productos 😉

El quid de la cuestión al pintar esta pieza está en que hay que alternar colores, separando zonas con cinta adhesiva, y en que hasta que una cara no está bien seca no podemos ponerle cinta encima para pintar la adyacente. Así que, para agilizar, lo mejor es marcar muy suave con un lápiz qué color va en cada cara para no perderse, porque en realidad no las vamos a pintar en orden…

Elegí un orden: amarillo-gris claro-gris oscuro… y así fui rodeando la pieza (el nº de caras no era ni par ni divisible por 3, así que al final quedan 2 caras amarillas separadas por sólo una gris, pero queda bien).

Yo protegí también el borde superior para no pintarlo y que quede en color natural, igual que el interior del recipiente:

Si queremos respetar la textura de la madera aplicaremos una capa fina, que además se secará antes 😉

Hasta terminar.
Y listo para un par de capas de barniz ultramate.
Por fuera y por dentro.

En esta ocasión elegí barniz en lugar de cera porque es algo más protector, con vistas a que en algún momento podamos poner frutas en su interior o contener alguna maceta…